Unidad Educativa Colegio Adventista

Sierra Maestra

Educando para la Eternidad

Mano, Mente y Corazón

40 años Educando para el Cielo!

¿Quiénes somos?

Reseña Histórica

En Maracaibo, desde tiempos inmemoriales se hicieron varios intentos por establecer una escuela adventista, donde los hijos de los hermanos de la naciente iglesia pudieran recibir una educación de acuerdo a la filosofía cristiana. Uno de esos intentos se dio en el año 1.968 con la maestra Inés Figueroa, quien acepta venir a Maracaibo para apoyar la iniciativa que tenían el señor Alfredo Acosta y el Pastor Franco. Se cuenta entre los primeros alumnos a: Mery Salazar; los hermanos Alan, Francis, Eliù y Gamaliel Alvarez; hermanos Sáenz Moisés, Daniel y Wìlmer; los hermanos Pedro y Carmen Berroterán; Aniceto y Rubia Nolaya y las hermanas Inès y Lucy Figueroa, hijas de la maestra. La iniciativa duró sólo dos años. El segundo intento se dio en julio de 1977 en la iglesia central, con la con la señorita Elsy Perdomo, de la Iglesia Central. Inició en septiembre con 12 niños y terminó con ellos en julio de 1978. Se decidió cerrar la escuela porque la matrícula era insuficiente para sufragar los gastos. Mientras tanto, el espíritu misionero de Alfredo Acosta y su esposa Ángela Alvarado siguieron alimentando las iniciativas de cuanto pastor o dirigente quisiera levantar una escuela y es así como en 1978, la hermana Judith Flores se puso a darle clase a los niños de la iglesia y algunos de la comunidad. Transcurridos unos meses de ese mismo año el maestro Gelasio García llegó, recién graduado en Medellín, a sumarse a la tarea iniciada y tras él vino Alicia Mendoza de Omaña. Ahora que había maestros lo que escaseaban eran los alumnos. El asunto se resolvió yendo al vecindario a buscarlos. De esta manera transcurrió el primer año y se inició el segundo. Tratado este asunto apareció otro obstáculo en el camino: La escuela debía ser inscrita en el Ministerio de Educación y para hacerlo las exigencias eran casi imposibles de cumplir. Docentes con título, un maestro por grado, aulas equipadas, etc., etc. y nada de eso se tenía por qué funcionaba en las salas donde recibían clase los niños de Escuela Sabática. Pero con la firme determinación de no dar otra vez marcha atrás en mayo de 1.981 se cumplió con parte de lo exigido por la ley y se legalizó su funcionamiento, para comenzar en Septiembre el año escolar 1981-1982. Esta inscripción se hizo con la Maestra Nelly Arrieta como directora académica y con el maestro Gelacio García como director denominacional. Los docentes Dignoris Ibarra, Arelis Gavidia Flor María Rodríguez y Xiomara Poloche. Por algún tiempo operaba toda la primaria. Ahora ¿qué hacer? ¿A dónde enviar esos niños a cursar bachillerato? Ante semejante reto la feligresía se activó con el nombramiento de una comisión de las iglesias de la ciudad para determinar dónde debería construirse un colegio que pudiera servir para toda la ciudad y mientras esas interminables juntas deliberaban el tiempo se agotaba. Es cuando entonces Carlos Dorado, Levì Gómez, Ana de Pesce, Humberto Flores, Luxa Araujo y otros más tomaron la determinación de comprar la casa que estaba junto al templo y entre los incómodos salones detrás de la iglesia y el nuevo espacio un tanto acondicionado se le dio apertura al bachillerato con el apoyo de Marino Buenaño como director en el año escolar 1983-1984. Se intentó que fuera completo pero las condiciones de espacio y laboratorios, no fue posible. En el año escolar 1984-1985 , bajo la dirección del profesor Gilberto Enrique Bracho y con el apoyo de personas interesadas en el desarrollo del creciente colegio, Humberto Flores, el Dr. Carlos Dorado, Ana Torrenegra de Pesce y otros más se dieron a la tarea de dotar la institución con la finalidad de recibir el correspondiente permiso para el Ciclo Diversificado. Entre las cosas logradas estuvo la instalación del laboratorio para biología y química y gran número de libros para una biblioteca. Todo operó en la casa que funcionaba como área académica. Allí se llevaron a cabo las actividades académicas durante 12 años más hasta que en octubre de 1994, el administrador Jesús Vera y la Profesora Flor María Rodríguez, como directora, se atrevieron con Bs. 5.000.000 a levantar las bases para una nueva planta física para el colegio. Nueve espaciosas aulas para funcionar con primaria en la mañana y bachillerato en la tarde. En 1996 se logró la primera promoción de bachilleres.

 Trece (13) directores (Gelacio García, Marino Beunaño, Gilberto Bracho, José Luis Lugo, Nereida de Urdaneta, Flor María Rodríguez, Adafel Navarro, Arturo Boscán, Patrocinio Villamarín, Eduardo Calderón, Magali Medina, Erika Álvarez, Janetzy Rivas) y nueve (9) administradores (Jesús Vera, Zulay de Carrasco, Edgar Rivas, Gustavo Álvarez, Ronny Emmons, Isabel Escobar de Emmons, Sergio Simanca, Ronald Ramírez y Mairín Chacín) han dado lo mejor de ellos para conducir la embarcación hasta donde ha llegado. Nuestro colegio ha crecido a lo largo de estos años en infraestructura y en estudiantes, seguimos aun luchando para formar a cada estudiante con una educación integral, capaz de enfrentar al mundo y tomar decisiones apoyadas en aquellos valores que glorifiquen a Dios y desarrollen el carácter, dignificando a la familia y enalteciendo a la Nación, colocando como base la dirección de Nuestro Padre Celestial

MISIÓN

"Formar a cada estudiante con una educación integral, capaz de enfrentar al mundo y tomar decisiones apoyadas en aquellos valores que glorifiquen a Dios y desarrollen el carácter, dignificando a la familia y enalteciendo a la nación, colocando como base la dirección de Nuestro Padre Celestial"

 

VISIÓN

"Cada estudiante preparado para el reino de Dios"

 

VALORES

Honestidad

Respeto

Solidaridad

Responsabilidad

Cooperación

Horario de Atención

(Unidades Administrativas)

Lunes a Viernes de 8:00 am a 1:00 pm y de 2:00 a 5:00 pm

(Coordinación de Media General)

Turno Matutino de 8:00 a 11:00 am

Turno Vespertino de 2:00 a 5:00 pm